miércoles, 11 de agosto de 2010

Vacaciones



















Debo reconocer que soy un privilegiado. Por varios motivos: Primero por poder irme de vacaciones, señal inequívoca de que tengo trabajo, lo cual en estos días es casi un lujo y por otro lado, por poder hacerlas en agosto, lo que hace que en el trabajo me llamen el Marqués, porque siempre acabado arreglándolo y las consigo tener este mes. 

Hubo una época cuando todavía los niños no habían llegado, en la que las vacaciones tenían otro planteamiento. Los horarios eran tan flexibles que no existían y los planes se improvisaban de un día para otro. Recuerdo con mucho cariño un viaje romántico que hicimos con nuestro Polito a Italia, sabiendo únicamente el comienzo, en Arlés y el Lago di Como y el resto fue planeado cada jornada anterior, reservando hotel el día antes al salir del hotel anterior. Así pudimos recorrer la Liguria y la famosa Toscana por carreteras secundarias, disfrutando del paisaje, del amor y de la perfecta compañía.
Ahora con niños, el verano ha cambiado. Esta es la familia Cebolleta, clásica familia numerosa de posguerra. Es mi familia, que paso a presentar para quien no la conozca y con ellos, paso mis vacaciones.

- Tere (mi suegra): Es una suegra atípica (porque es verdad y además porque es muy posible que lea este blog). Es mi mejor aliada y eso le hace ser distinta a las demás suegras. Siempre (o eso creo) está de mi parte. Siempre servicial y nada "metijona", es una ayuda imprescindible ante tanto niño y bebé, como describiré más adelante. Como contrapartida, le tengo prometido para dentro de muchos años, cuando sea una anciana, servirle carajillos camuflados de cortados, a escondidas de su hija.

- Paco (mi suegro): Es mi compañero de viaje en coche hasta Málaga, llevándome sin error durante 1100 Km de una tirada. Somos los encargados de la intendencia, yendo a hacer la compra cada día. Su presencia le da un poco de cordura a una casa, poblada en su mayoría por mujeres. Su punto de vista de las cuestiones cotidianas de sobremesa, hace los días sumamente entretenidos. A él hay que achacarle el que me llamen snob, que aunque no lo reconocerá nunca, sé que le encanta que lo sea.

- Belén (mi cuñada): Bautizada por mí, como María Angustias, por su lábil estado de salud, ha sido el gran fiasco de estas vacaciones. Mis intenciones eran endosarle a sus sobrinos y así tener una niñera para podernos ir de cenitas románticas, pero se ha desmarcado con una infección de caballo, con unas amígdalas, de mismo tamaño que unas canicas, que en mi tierra, cuando era niño, llamábamos bacotas. Tiene el mérito de haber logrado que no se me olvide que soy médico, lo que era una de mis intenciones en estas vacaciones. La otra, era ofrecerla a algún jeque millonario de Marbella, pero visto lo visto y tal como está el género, me llevaré la mercancía sin vender, de vuelta a Barcelona.

- Lourdes: No necesita presentación pues es el origen, el destino, la causa y el efecto, y la felicidad, de toda mi vida. Y si esto no es poco y alguien quiere saber más de ella, porque no se lo cree, que consulte aquí, aquí, aquí, o aquí.

- Tiri (la mayor): De vocación domadora de orcas, por su carácter apacible, sosegado y tranquilo, en vez de cetáceos, debería ser entrenadora de saltamontes. De nueve años, tiene la capacidad mimética de poder adaptarse y jugar con cualquiera de sus hermanos, incluso pelearse por el mismo juguete, a pesar de la diferencia de edad. Es muy alegre, jovial, cariñosa y sobre todo, muy noble y nada rencorosa. Cada verano constituye una aventura el conocerla y un deleite para sus hermanos pequeños.

- Marta (la princesa): Esta joven aspirante a reina, de cuatro años es de una locuacidad e inteligencia muy divertida. De Marta ya he hablado en alguna ocasión y de sus anécdotas.
Me comentaba ayer: Papi, ¿verdad que Frankfurt está en Francia?
No he podido decirle que no. Me ha confesado que aunque se lo está pasando muy bien en Málaga, le encantaría ir a ese país en el que los coches son barcos.
Marta es para mí, fuente de inspiración permanente. Eso sí, sus virtudes son Gómez y sus defectos le asemejan a los Carrillo. ¡Faltaría más!

- Guille (el señor de la casa): Es la alegría. El heredero universal de la Casa de los Carrillo. Admirador incondicional de su padre, (lo que no le reprocho en absoluto),  este verano se ha declarado un apasionado amante de los toches (coches). Ahora ha comenzado a hablar de forma más suelta y ha aprendido a hacer pis agarrándosela con las dos manos y describir una parábola que le divierte mucho. Esto, junto a esa cara de travieso y su sonrisa seductora, conseguirán que tenga un futuro lleno de éxitos.

- Clara (la nueva): Lleva apenas dos meses con nosotros y su presencia se hace notar en todo momento. Es el claro ejemplo de que el Dr Estivill no es infalible. Esperamos con ansia que esos pulmones le sirvan el día de mañana para ser diva del Bel-canto o estrella del pop que nos permita ir de vacaciones todos a Saint-Tropez, a Montecarlo o a las mismísimas islas Seychelles.


4 comentarios:

Rafa Bethencourt dijo...

descansa y disfruta señor marques!!!

dra jomeini dijo...

Qué lo pases muy bien y vuelve con las pilas cargadas (y más historias).

José Amaro Carrillo dijo...

Sin llegar a la insaciable demanda del amigo Pulgarin, confieso que este blog comienza a convertirse en un ameno y agradabilísimo punto de encuentro con la ternura, el ingenio y el buen humor. En este disparate desquiciante de internet vien ...e a ser algo así como el cine de Pixar para la decepcionante y horrenda cartelera cinematográfica: una bocanada de aire fresco, apta para todos los públicos. Por cierto, una sugerencia para estas vacaciones, le recomiendo encarecidamente a la familia Carrillo Gómez que se dé un salto a la sala más a mano para ver "ToyStory 3". ¡Qué experiencia más maravillosa! Un saludo desde Santa Cruz de Tenerife, que también está en Francia, querida Marta.

Almu dijo...

BOLICHES!!!